lunes, 4 de junio de 2012

Sada en el recuerdo

Vista de Sada, La Terraza al fondo
Sada, el pueblo donde nací, es un municipio de la provincia de Coruña, de la que dista alrededor de 18 kilómetros. Pertenece a las Rías Altas y está situada en la ría de Betanzos, flanqueada por los restos de los castillos de Fontán y Corbeiroa. Es un pueblo de la costa y actualmente sus industrias principales son la pesca y en verano el turismo.

El municipio de Sada está repartido en ocho parroquias: Carnoedo, Veigue, Meirás, Mondego, Mosteirón, Osedo, Soñeiro y Sada. Actualmente todo el municipio tiene alrededor de 14.000 habitantes. En Meirás está el Pazo del mismo nombre y en el Castro de Osedo, la Cerámica del Castro.

Sada, vivió siempre de la pesca, aunque tuvo otras pequeñas industrias, pero sin duda fue la pesca la más importante. Muchísimos años atrás eran famosas las lanchas de los Periquetes, los Ruxa, los Pena y algunos más. Estos marineros salían a pescar en sus pequeñas lanchas a remos, desafiando al mal tiempo y muchas veces poniendo en peligro sus vidas. Decían que el más osado era Periquete. Uno de sus nietos apodado también Periquete fue un gran patrón de pesca en los barcos de altura, llamados "aparejas". Muchos años después vinieron los Monzo, los Juan María, los Cristobo, los Cheche, los Mudos etc. Ahora ya eran barcos grandes y se dedicaban a la pesca de la sardina, jurel, parrocha, etc. Pasaron años y se instalaron en los barcos los radares y la pesca mejoró en sus capturas.

El pescado se vendía en el puerto de Coruña, ya que lo que hoy conocemos como puerto en Sada eran rocas y peñas y los barcos no podían atracar. Mucho después de la terminación de la guerra, Franco pasaba el verano en el Pazo de Meirás y como aficionado a la pesca, salía a pescar en el famoso Azor, y naturalmente era incómodo y peligroso ir saltando por las peñas para poder llegar al "bote" que lo llevaba al Azor. Así que aprovechando esta circunstancia el Gobierno inició la construcción de nuestro puerto y con el paso de los años se convirtió en lo que es hoy día. Luego vino el paseo marítimo, que se hizo en los últimos años de la dictadura siendo alcalde de Sada Nicolás Blanco.

Descargando el patexo
Carros para llevar el patexo
Volviendo a la pesca, hay que recordar que junto con los barcos, había también  "las lanchas" que se dedicaban al patexo. Uno de los más famosos era Nelos. El patexo se utilizaba como abono por los agricultores. Donde hoy es el paseo marítimo justo detrás de La Terraza era mar, y allí anclaban las lanchas que traían el patexo esperando a que la marea bajara a fin de que los carros tirados por bueyes pudieran acercarse a las lanchas para cargarlos. Esta pesca producía buenos beneficios y se hacía de julio a septiembre.

La carretera estaba separada de la playa -o sea del mar- por un malecón de piedra que iba desde el río Mayor (frente a la cafetería Rompeolas) hasta más allá del Hotel. El malecón tenía tres rampas. La primera al lado del río, la segunda frente a la rotonda frente al ayuntamiento, y la tercera un poco después del Hotel.

Rampa del cargadoiro
Con la pesca vinieron las fábricas de Salazón. Tuvieron sus comienzos con empresarios catalanes. Fue una industria floreciente, que luego despueés de la guerra tuvo gran prosperidad, ayudada por la escasez de alimentos que había en toda España. Lo que aquí estaba parado en las fábricas salió rápidamentre al mercado. Lo que que más se trabajaba era la sardina, de la cual salía el arenque. Las sardinas se metían en grandes pilos en salmuera durante un tiempo, luego se sacaban, prensaban y salían los arenques que se ponían en grandes cajas redondas de madera llamadas "tabales". También el bocarte se ponía en barricas con sal, y después de un tiempo se fileteaban y salían las anchoas, que se envasaban en latas redondas. Hubo alrededor de siete fábricas y la última en cerrar fue "A Xefa".

Escabezando bocarte
Preparando latas para envasar
Preparando los arenques en los tabales
Las fábricas de ladrillos y tejas, "Las tejeras" como se las llamaba era otra de las pequeñas industrias que teníamos. Estaban situadas en la parte trasera izquierda de la calle Barrié, parte de las Brañas y llegaban hasta El Tarabelo. En esta industria fueron pioneros los hermanos Temprano, que desde Santa Cruz (Oleiros) vinieron a establecerse con tres tejeras en Sada una cada hermano, y otras muchas como los Vázquez, llegando a haber alrededor de diez.

Para hacer los ladrillos y las tejas, se extraía el barro con azadas y palas y se llevaba hasta la amasadora, y se almacenaba durante un tiempo. El barro se trabajaba de forma manual y más tarde de forma mecánica. Así empezaron a fabricarse las tejas y los ladrillos, y una vez fabricados se secaban al aire sobre tableros, una vez secos se metían en los hornos para cocer. Estos hornos tenían forma circular y llevaban una enorme chimenea. Después de la guerra empezó algo de construcción y las tejeras daban trabajo a muchas mujeres. Pasados los años el barro empezó a escasear y si había alguno quedaba muy lejos de las fábricas y por el transporte ya no compensaba. Hoy día ya no existe ninguna, si bien podemos ver los hoyos donde se extraía el barro que se convirtieron en grandes lagunas.

Secando el ladrillo
Cobertizo de una tejera
Tejas
Laguna de las Brañas
Las fiestas de agosto era el acontecimiento más importante del año. Al principio eran unas fiestas modestas que se celebraban en honor a Santa María y al patrón San Roque. Se celebraban las misas y procesiones y luego, por la noche la verbena en la plaza de San Roque, donde se montaba un palco en el centro de la plaza para la orquesta.

A medida que fue pasando el tiempo se fueron mejorando. A Sada venía mucha gente en verano y eso hizo que se fueran añadiendo atracciones como fueron la regata de traineras, el globo, la Sardiñada y las carrozas, además de las cucañas, carreras de burros, etc. Todo fue terminándose y ya solo queda la Sardiñada que sigue siendo popular. El globo dejó de hacerse porque era difícil y peligroso lanzarlo desde la torre de la capilla. El último fue en el año 1961. Las carrozas eran muy grandes y las calles muy estrechas, había jaleo con el tráfico. Las regatas gustaban a la gente, había rivalidad entre Fontán, la Tenencia y la Puente.

El globo de Sada
Cociendo los cachelos
Cortando la brona
La procesión
Baile en la plaza de San Roque
Además de las fiestas de agosto, en Sada se celebraba la fiesta de Corpus. Las calles se cubrían de xabana y flores. Salía la procesión con todos los santos que había en la Iglesia de Sada de Arriba y en la Capilla. Los Santos eran llevados a hombros por los vecinos. Cuatro matrimonios sadenses celebraban sus bodas de plata y cogían lo que se llamaba "el ramo", y éstos a su vez se lo entregaban a otros cuatro al año siguiente. El cura era el encargado de nombrar a los vecinos cada año. Esta celebración dejó de hacerse en los años 60.

Dia de Corpus. Cuatro matrimonios con sus Ramos.
Profesión de Corpus.



En la plaza de San Roque había el mercado. Era diario y los productos que se vendían venían de las aldeas de los alrededores. Patatas, frutas, verduras, etc y también pescado. El pescado se vendía en la parte de la plaza por donde pasan hoy los coches. El resto de la plaza era para los otros productos. Aquí venían a comprar las "tratantas" de Coruña. Venían en el primer tranvía de la mañana y se marchaban en el de las diez. Eran famosas las cerezas de Morujo (Bergondo). Sada tuvo también su su fábrica de gaseosas. Una empresa familiar que no aportaba trabajo alguno. Con el fallecimiento de los dueños desapareció. Estaba situada detrás del hotel, donde ahora se alza una nueva urbanización.

Como lugares de diversión teníamos dos cines y tres cafés. Los jóvenes iban al cine y al baile. Los cafés eran para los matrimonios o sólo los hombres. Los cafés eran El Moderno, La Terraza y el Royalty. Los hombres solían ir al café por la partida. Había también 3 ó 4 tabernas donde podías ver a los hombres más viejos o a los marineros. Muchos años después, con el turismo empezaron a abrirse cafeterías, siendo la precursora el Moby Dick, y a ésta siguieron todas las demás. Teníamos dos cines y dos bailes. Ibas al cine y tenías opción para ir al baile. Uno era en La Terraza y el otro en El Moderno. En el primer piso de este edificio estuvo muchos años el ayuntamiento, hasta que se construyó el actual. Los cines eran dos: El Royalty y el Gran Cine. Los dos en la calle Barrié.

El agua y el alcantarillado también llegaron a Sada. Las casas tenían su pozo negro que se vaciaba una vez al año. El agua se iba a buscar a las fuentes en sellas y en calderos. Había incluso mujeres que se dedicaban a llevar agua a las casas. Las llamaban aguadoras. La ropa se iba a lavar a los ríos que estaban donde hoy se alza la edificación de Las Brañas. Había también lavaderos públicos y Sada lo tenía enfrente de lo que hoy es correos. Fuentes había tres: la de la plaza de San Roque que al principio estaba en el centro de la plaza y luego se puso de costado de la Capilla, la segunda, la fuente del Relleno (hoy plaza de la Pescadería) y la tercera la Fuente de Barrosa detrás del hotel.

Aguadoras
Lavadero público
Sada tuvo un gran equipo de fútbol llamado Sada F.C. Se fundó en el año 1942 y jugaba en el campo de La Chaburra. Destacó este equipo ya que en aquella época había muchos catalanes en la mili en La Coruña y jugaban en el Sada. Uno muy recordado fue Sancho. También jugaron aquí los hermanos de Luís Suárez, el gran jugador coruñés. Luego el Sada se convirtió en el Sporting Sada actual. De aquí salieron jugadores como José Luis, Manolito Novo, Juan Blanco y naturalmente Paxeiro, que desde el Deportivo dio un salto a Chile y de allí al Español de Barcelona.

Sada tuvo también su equipo femenino de fútbol. Fue en el año 1972. Aprovechando que empezaban a crearse los equipos femeninos y con objeto de recaudar fondos para unas fiestas de agosto se creó este equipo. Cada actuación era un éxito.

Sada Fútbol Club
Equipo femenino de Sada, año 1971

Peronajes de Sada: hermanos Suárez Picallo, Manuel Lugrís Freire, Ricardo Flores, José Monzo, Díaz Pardo, Sanjurjo Badía, alcalde Fernández Pita y otros.

Entre el 1919 y 1920 es desmontado y trasladado desde La Coruña a Sada el kiosco La Terraza, que se sitúa en el centro de Sada y a donde llegaba el mar. Aquí se celebraban los banquetes de las bodas de Sada. Hoy día funciona como restaurante y café. En el piso se celebraban bailes. Frente a La Terraza era el fin de trayecto del tranvía de La Coruña a Sada. Es realmente un edificio singular, como lo era el edificio María Golán, que se alzaba donde hoy está la Caixa Galicia.

Edificio Maria Golán
La Terraza
Llegada del tranvía
En el año 1922, se inaugura el tranvía eléctrico que unía La Coruña con Sada y su comarca. Esto provocó un gran impulso comercial y turístico a esta zona.

El 1 de enero de 1924 se inaugura el centro de enseñanza Sada y sus Contornos, costeado por la Sociedad del mismo nombre en la ciudad de Nueva York fundada en 1913 por los emigrantes sadenses, que con sus cuotas hicieron posible que sus hijos tuvieran una enseñanza digna. Al estallar la guerra el Gobierno se incautó del edificio.

El 13 de julio de 1945, se concede al Ayuntamiento el tratamiento de ilustrísimo y el título de ciudad.

La Cerámica del Castro se funda en el año 1949. La funda Isaac Díaz Pardo en el Castro de Samoedo. Empezó modestamente explotando las materias primas de Sargadelos (Cervo, Lugo). Pronto se convirtió en una gran empresa dando trabajo a mucha gente. Hoy día está en su punto más bajo.

Un grupo de amigos funda la Sociedad R.C.D. de Sada en 1960, y la primera piedra para su edificio fue el 15 de julio de 1962. La inauguración de todo el edificio fué en 1975.

Hasta aquí mis recuerdos de mi pequeña ciudad. Sin duda habrá otras personas que recuerden muchas más cosas y desde aquí les animo a que se decidan a contarlo.

Maruja

9 comentarios:

  1. OHHHHhhhh Maruja, eu pouco coñezo Sada e os seus aredores, pero gracias ao blog e a vós, cando visito Sada de cando en vez, vou recordando algunha das vosas historias, como a da mestra pancha, a da praza do vapor alegre, pero sobre todo tamén recordo que alí fundouse o castro e sardadelos coa ilusion enorme de un home pequeno e grande ao mesmo tempo. Graciñas polas vosas historias, por esas fotos, gardaas coma un tesouro! Animo e a seguir así!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, que dicir? Simplemente xenial!! En que pouquiñas liñas pode un facerse unha idea do que era Sada non hai tanto. Que importante que lembremos os sitios tal e como eran para que non perdan a súa esencia e para darnos a coñecer a algúns a súa historia.
    Seguide así!

    ResponderEliminar
  3. Me encanto con todo lo que nos cuentas de La Sada que muchos no conocemos que importante son tus recuerdos con ellos me doy cuenta de todo las cosas bonitas que se fueron quedando en el camino, considero muy importante saber como fue en otros tiempos donde uno vive. gracias por compartir tus recuerdos.

    ResponderEliminar
  4. Parabéns polo traballo. Desexo que sexa o principio de moitas máis historias. Agora quédanos a todos poñer algo da nosa parte para que este texto e todos os que veñan cheguen ao maior número posible de persoas.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena Maruja.Un recordatorio fantástico de Sada antigua, tal cual, al leer poco a poco este articulo me trasporte en el tiempo, recordando muchas cosas que tu cuentas. Que bien lo explicaste, te doy las gracias por enriquecernos con tus recuerdos de Sada antigua para los que lo vivimos y para la nueva generación.Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Decia un gran personaje desta ciudad nacido enla propia sada que los que aquellos tienpos vivieron mucho tienen que recodar y por cierto que es verda doy fe viendo lo que yo en parte tanvien fuy un participe de estas vivencias una cosa vien hecha y sobre todo gracias por quien le hecha una mano hala historia para ser recodada

    ResponderEliminar
  7. Hola Maruja me encanta todo lo que escribiste que memoria que fotos.Esta todo genial enhorabuena .soi PS

    ResponderEliminar
  8. Este homenaje al pasado de nuestro amado pueblo te honra, Maruja.
    No sé quién sós,pero al leer tus palabras hago de cuenta que vuelvo a escuchar a mi madre.
    De hecho, en varias fotos por ti presentadas, aparecen familiares míos, especialmente mis adoradas hermanas Pepita y Mercedes, trabajando en la fábrica de Xefa o acarreando agua...
    Entrar en esta tu página es como reabrir un viejo álbum familiar cuyas fotos atesoran los recuerdos más sagrados y queridos.
    Todas ellas evocan, como vividos ayer, los personajes y fiestas de nuestra villa marinera.
    En ellas, el tiempo se ha detenido para perfumarme el alma con el olor a chapapote, a redes encascadas, a "xebra" amontonada en la playa para ser cargada en "os carros de bois",al intenso olor honrado de aceite de linaza de las marineras "roupas d'auga", a sardiñas asadas con cachelos, a bullir de niños y gaviotas, a caracolas anunciando la llegada de los barcos de los pescadores, entre ellos el de mi padre.
    No necesito cerrar los ojos para sentir las campanas de San roque ni las de Sadadarriba, ni el temblor del tranvía por el Pedregal.
    Si me quedara sordo aún oiría el llanto de los ejes de las carretas en Gandarío y los cohetes y gaitas de las fiestas de agosto. Y la ronca voz de mi padre cantándome Doce cascabeles,jinete en sus rodillas.
    Si ciego, vería el brillo de plata de las aceradas sardinas, aún vivas, amenazando hundir nuestro barco bajo su peso.
    Si mudo, recitaría, a gritos de alma y de memoria, mis canciones infantiles.

    Dejo un beso en tu frente, Maruja, sin saber quién sós, porque no me hace falta saberlo. Me basta con lo poco y mucho que sé:sós de mi pueblo, como mis huesos y mi alma. De ese pueblo al que ni un solo día de mi vida, en cincuenta y dos años de ausencia, he dejado de recordar y añorar.
    Yo no he vuelto jamás. Siento que no necesito volver, porque en realidad nunca me fui.
    Prefiero seguir sabiendo que aún el tranvía llega frente a La Terraza y el mar a mi barrio de la Tenencia.
    Si vuelvo se esfumarán y yo seré el culpable
    El niño de antaño sigue cantando en su huerta de las Figueiras, esperando que llegue su padre,sadense, marinero y borracho, cantando una Rianxeira.
    Y su madre, besando sus mejillas, lo arrullará en el colo con aquella vieja nana:
    -A meu neno pequeniño heino de enseñare a todo,
    a lavar, a peneirare e a botalo pan no forno...

    Gracias, Maruja, por rescatar nuestros recuerdos.

    Yo he volcado mi sentir en una grata página Web de nuestro pueblo , que la descubrí, como a la tuya, por casualidad , hace tiempo.
    Si te interesa puedes leerme en Sada Digital, de nuestra villa amada.
    J.Javier García Pena, o fillo do Lameiro.

    ResponderEliminar
  9. Maruja,después de leer Sada en el Recuerdo me afianzo que siempre fuiste la mejor profesora que pudimos tener.Es magnifica tu manera de explicar las cosas!como siempre¡

    Lina

    ResponderEliminar